Medios

La Conferencia Sáhara en Pie marcará la nueva estrategia de resistencia civil internacional ante Marruecos

El encuentro histórico reunirá a más de 50 organizaciones saharauis e internacionales entre el 25 y el 27 de febrero en los campamentos de refugiados saharauis

La conferencia, anunciada en sahararise.org analizará la situación política actual y las claves de éxito de la resistencia civil noviolenta para definir un plan de acción unitario entre los actores saharauis e internacionales

Barcelona 31/01/2018 Más de 50 organizaciones saharauis e internacionales están preparando la Conferencia “Sáhara en Pie” con la finalidad de poner en marcha una campaña estratégica de resistencia civil noviolenta desde el pueblo saharaui y con un llamamiento internacional a la acción conjunta contra la ocupación del Sáhara Occidental llevada a cabo por parte del gobierno de Marruecos. Este encuentro histórico, anunciado en la web sahararise.org, se celebrará los días 25, 26 y 27 de febrero en los campamentos de refugiados saharauis con la presencia de un centenar de participantes activistas y expertos.

Los objetivos de la conferencia son “desarrollar una campaña noviolenta eficaz e inclusiva, basada en una visión común de todas las organizaciones saharauis y crear una plataforma de apoyo a esta iniciativa que permita articular y reforzar las alianzas solidarias entre el pueblo saharaui y los actores internacionales”. La conferencia contará con diversas ponencias y talleres de trabajo en las que se consensuará una campaña y acciones comunes de resistencia civil noviolenta.

Expertos de todo el mundo inspirarán el plan de acción saharaui

Durante la primera jornada una veintena de expertos en prácticas de resistencia civil noviolenta venidos de Palestina, Sudáfrica, Suecia, Túnez, España, Italia, Suiza, entre otros, compartirán sus experiencias y conocimientos con los participantes saharauis. La conferencia se abrirá con la intervención de figuras prominentes de la lucha popular del pueblo saharaui y líderes en la defensa internacional de los Derechos Humanos como Ahmed Galai, miembro de la Liga Tunecina por los Derechos Humanos, organización que recibió en 2015 el Premio Nobel de la Paz. A partir de aquí la conferencia se estructurará en tres bloques temáticos. En el primero de ellos , se hablará de las claves del éxito de la resistencia civil noviolenta e intervendrán expertos saharauis e internacionales como Stellan Vinthagen, profesor y experto en resistencia civil noviolenta.

Durante el segundo bloque se mostrarán ejemplos de prácticas internacionales de acciones de resistencia civil, con casos como la lucha por la causa palestina a través de la estrategia de boicot, desinversiones y sanciones al Estado de Israel; la Revolución de las Sonrisas en Cataluña o las estrategias de acción implementadas durante el Apartheid Sudafricano. En este apartado se contará, entre otras personas, con la participación de Mahmoud Nawajaa, Coordinador General del Boycott National Committee, y ginalmente el día se cerrará con la intervención de diversos líderes y activistas saharauis provenientes de Territorios Ocupados, los Campamentos de Refugiados y la Diáspora.

La segunda jornada se destinará a diseñar la estrategia de resistencia civil combinando sesiones plenarias con talleres de trabajo. Durante los debates se debatirán aspectos como la lucha contra el expolio de los recursos naturales y los derechos humanos, el papel de la mujer en la resistencia pacífica o el rol de los jóvenes saharauis en la transformación del conflicto. Al mismo tiempo que se articulará la plataforma de actores internacionales, la cual implementará la estrategia desde el exterior de los territorios saharauis.

Un plan de acción internacional para poner fin a la ocupación del Sáhara Occidental

La conferencia tiene previsto cerrar la misma con la presentación y aprobación de un plan de acción basado en una campaña de resistencia civil y pacífica consensuada con las organizaciones civiles saharauis y que se traduzca en un llamamiento a la solidaridad internacional a través de todas las organizaciones comprometidas con la causa.

Cabe destacar que el pueblo saharaui ha tratado de superar el conflicto político a lo largo de su historia a través de diversas estrategias. Tras la retirada de España y la ocupación de Marruecos en 1975 el pueblo saharaui se vio inmerso en un conflicto bélico que finalizó en 1991 con la promesa de la Organización de Naciones Unidas de la realización de un referéndum de autodeterminación un año más tarde. Desde esa fecha las instituciones políticas internacionales han sido incapaces de forzar una solución a la crisis política y humanitaria a la que está sometida el pueblo saharaui. No obstante, los esfuerzos del Frente Polisario por abogar por una vía diplomática para resolver la situación y de las movilizaciones sociales en los Territorios Ocupados por Marruecos han sido constantes.

A pesar de no haber sido capaces de cumplir con el programa establecido en 1991, el conflicto del Sáhara Occidental, sigue teniendo presencia en la agenda política internacional de forma sistemática y prueba de ello son las sentencias del Tribunal de Justicia Europeo que reconocen la soberanía del pueblo saharaui sobre su territorio y sus recursos naturales, anulando así los acuerdos entre la UE y Marruecos en materia de pesca. También lo demuestra la nueva escalada de tensión entre el Frente Polisario y Marruecos en la zona del Guerguerat a inicios del 2018 o la ronda de conversaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario que el alemán Horst Köhler, enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, realizadas a finales de este mes.

Es por ello por lo que durante los últimos meses la sociedad civil saharaui ha estado trabajando en la celebración de la Conferencia Internacional Sáhara en Pie con el fin de combinar la vía diplomática de negociación con una movilización generalizada y sostenida en el tiempo que, con una estrategia basada en la resistencia civil saharaui apoyada a nivel internacional, sea el germen de una nueva etapa en la que el pueblo saharaui pueda concluir por fin su proceso de descolonización.