Uncategorized

ACTIVISTAS UNIDOS PARA DISEÑAR UN CAMBIO DE RUMBO EN EL CONFLICTO SAHARAUI

Más de 100 activistas saharauis e internacionales se encuentran en los Campamentos de Refugiados trabajando para diseñar una estrategia de resistencia civil noviolenta

Sahara Rise se celebrará entre el 25 y el 27 de febrero en la wilaya de Smara

La Conferencia Sahara Rise reunirá, a partir del domingo 25 de febrero, a más de cien participantes de todo el mundo con el objetivo de consensuar e implementar un plan de acción estratégico basado en la resistencia civil noviolenta. Sahara Rise se celebrará entre el 25 y el 27 de febrero en la Wilaya de Smara, uno de los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia). La conferencia contará con la participación de expertos internacionales en la defensa de los Derechos Humanos en un contexto de casi medio siglo de lucha desde el desierto y los territorios ocupado por Marruecos.

Sahara Rise se celebra en un momento crucial para el Sahara Occidental coincidiendo con la gran celebración del 42 aniversario de la RASD. Después de la muerte de Mohamed El Ayoubi y Deida Uld El Yazid – dos incansables defensores de derechos humanos saharauis – los activistas saharauis están listos para seguir su camino, exigir justicia y trazar una estrategia noviolenta para la liberación del pueblo saharaui. El papel de las dos figuras servirá de inspiración y serán homenajeados durante la conferencia Sahara Rise.

Los activistas saharauis se preparan para el Sahara Rise

Una treintena de activistas de la región ocupada por Marruecos se ha desplazado a los campamentos de refugiados. Allí se han encontrado con los activistas saharauis que esperan en el desierto desde 1975. Ambos sectores representan la defensa de los derechos humanos del pueblo saharaui con las mismas ideas pero separados por un muro. Los objetivos de la conferencia son ambiciosos y en este aspecto radica la importancia del Sahara Rise: allí se gestará un plan de acción estratégico consensuado entre las organizaciones civiles saharauis. También se creará un equipo que actúe de manera inmediata ante este conflicto estancado por la pasividad de la comunidad internacional.

El diseño del plan de acción se llevará a cabo en distintas fases con el objetivo de garantizar una toma de decisiones democrática, representativa y consensuada entre los activistas saharauis. La fase previa consiste en un proceso de consulta interna entre las organizaciones convocantes acerca los distintos aspectos y elementos que podrían ser centrales en la estrategia contra la ocupación de Marruecos.

La segunda fase se plasmará el primer día de la Conferencia, en la que a través de las intervenciones de especialistas en la defensa de Derechos Humanos y la resistencia civil, los participantes de la Conferencia podrán inspirarse en las diversas tácticas que han sido útiles en experiencias internacionales de resistencia civil.

Durante el segundo día, se crearán grupos de trabajo para profundizar en posibles planes de acción. Entre estos grupos de trabajo habrá uno formado por participantes internacionales, que se dedicará en gestar fórmulas para llevar a cabo el plan de acción más allá del territorio saharaui. El tercer y último día se consensuará la estrategia de resistencia civil internacional y se conformarán los equipos necesarios para que ésta pueda implementarse durante los próximos meses.

Activistas muy formados y listos para el cambio

Durante el último año, grupos de activistas saharauis de ambos lados del muro (Territorios Ocupados y Campamentos de Refugiados) han recibido talleres en la defensa de los derechos humanos y en prácticas de autoorganización. Este proceso de adquisición de herramientas de resistencia civil ha tenido como objetivo la creación de los equipos de trabajo que implementarán, desde el territorio saharaui, el plan de acción internacional. Además, días antes de la conferencia Sahara Rise, los activistas saharauis también han recibido formación en comunicación y seguridad digital para dotarles de un mayor número de herramientas para la difícil tarea que van a afrontar los próximos meses.